domingo, 4 de diciembre de 2022

248 Los domingos cavilar Manipulación de género Fernando Merodio 04/12/2022

248 Los domingos cavilar

Manipulación de género

Fernando Merodio

04/12/2022

Manipular.- 2. Trabajar demasiado algo, sobarlo, manosearlo. 3. Intervenir con medios hábiles y, a veces, arteros, en la política, en el mercando, en la información etc., con distorsión de la verdad o la justicia, y al servicio de intereses particulares (Diccionario de la RAEL)

La violencia de género (…) símbolo más brutal de la desigualdad existente en nuestra sociedad. (…) se dirige sobre las mujeres por el hecho mismo de serlo, por ser consideradas, por sus agresores, carentes de los derechos mínimos de libertad, respeto y capacidad de decisión” (L.O. 1/2004, 28 diciembre, Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género. Primer párrafo de la Exposición de Motivos)

Son ya muy dañinos los efectos de la explosión en racimo provocada por políticas tan transversales como exhumar  -quienes lo soportaron vivo- al dictador muerto hace medio siglo, suavizar la sedición para legitimar lo que el internacionalismo de izquierda llama golpismo, avalar a los corruptos ablandando el tipo de la malversación y poner el foco -casi entero- en cuestiones de género, ahora el ridículo “solo sí es sí”,…, mientras se tocan menos que de refilón las -serias- contradicciones básicas del capitalismo, emergencia climática, desigualdad creciente, omnipotencia del capital, impotencia del resto -inflación, paro, salarios penosos, salvo unos pocos y el caladero de votos que son los burócratas, funcionarios, pensionistas,…-, política “progresista” de la mercantil PSOE, el que “pasará a la historia” y la panda de los insolventes que decían poder.

El pasado fin de semana volvía a disfrutar con las tiras de algunos Peanuts -nombre que no gustaba a Schulz- publicadas a diario desde los años 50 sobre Charlie Brown, Snoopy y su pandilla de niños -y niñas- y, a través de esas viñetas, sin darle más valor que el de tales, intento no hacer más sangre de la que ya hay ni ofender a quien no lo exija, viendo en esas tiras lo que ya vi en mi infancia en Rozadío, niñas que no eran, como, al parecer, ahora, iguales a los niños y, sin -por su corta edad- dar al término la dureza con que lo define el diccionario, ayer y hoy pelín manipuladoras y niños, por contra, espesos, quizás brutos, para acabar pensando en la posibilidad de que Schulz -como yo mismo- fuera, si no tan malo como hoy “genéricamente” se nos tipifica, algo machista, por lo que, arrepentido ad cautelam -ahora no puedo ir a la cárcel-, apoyado en la cómplice sonrisa que me generan Charlie y sus amigas, pido perdón en voz baja.

Años 50. Manipuladora

Sé que lo del -llamado- feminismo, hoy -tan- beligerante, antinatural, defensor de una igualdad que, con grueso trazo jurídico -y abuso de poder- legisla con desigualdad y enfrenta a hombres con mujeres, pues políticos/legisladores jurídicamente -grave peligro- dogmáticos, emocionalmente débiles, inmaduros y, lo peor de todo, iletrados, promueven una lucha global a campo abierto -en especial- contra lo viril -“que es propio del varón o relacionado con él”- tipificando ya en el artículo 1 de la L.O. 1/2004 la -que dicen- “violencia de género” como aquella que se ejerce con actos de violencia física y psicológica, incluidas las agresiones a la libertad sexual, las amenazas, las coacciones o la privación arbitraria de libertad”, basándola en una –supuesta, tétrica, truculenta- situación vital de todas las mujeres, de todo el sexo femenino, situación descrita en el omnicomprensivo, confuso, mismo artículo 1, como de “discriminación”, “situación de desigualdad” y “relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres”, lo que exige -novedad transversal/”progresista”- perseguirla, juzgarla y penarla cuando -amplia y jurídicamente insegura (im)precisión- sea realizada por “quienes sean o hayan sido sus cónyuges o quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares (¿) de afectividad, aun sin convivencia”, relaciones de afectividad sin convivencia cuya valoración judicial asigna la misma L.O. 1/2004 a los que dicen  juzgados “de Violencia sobre la Mujer”, no “de Género”, imprecisión grave, espero que no intencionada que, al contener un error de concepto, desde luego no es baladí.

Años 60. A lo mejor no todas son tan buenas

En efecto, mientras las de “hombre” y “mujer” son categorías sexuales que fija la naturaleza a tenor de las singularidades de las hormonas, el hombre testosterona y la mujer estrógenos y progesterona, que cada una produce con fines distintos, para identificar -bien- los géneros se debe decir “masculino” y “femenino”, sabiendo además que, filosofemos sobre ella como queramos filosofar, la naturaleza está ahí, mientras lo del “género” es reciente artilugio de la sociopolítica -manipulada por gentes tan dañinas como “el de la coleta”- que, en este caso, alude al “conjunto de características diferenciadas que cada sociedad -insisto en lo de “cada sociedad”- asigna, de modo arbitrario, a hombres y mujeres”; por lo que llamar a los que juzgan, de modo alarmista, jurídicamente excepcional, ¿prohibida por nuestra constitución? y, en mi criterio, claramente innecesaria, se dicen imprescindibles frente a -solo- la “violencia de género”, juzgados “de Violencia sobre la Mujer”,  constituye, nadie lo dude, en medio del marasmo en que nos tienen metidos, una carga de profundidad contra la estructura jurídica del país o, siendo más claro, contra el Estado de Derecho o, precisando aún más, para, sin solucionar el problema que -sin duda- previamente existía, dañar -¿de modo irreversible?- la relación -en ocasiones tan placentera- entre hombres y mujeres, lo que es manifestación de una de las gravísimas consecuencias que produce la “nueva política” y su ignara confusión de socializar lo natural biológico.

Años 80. Efecto y causa

Incluso la OMS vincula las diferencias de género a “roles socialmente construidos, comportamientos, actividades y atributos que una sociedad considera apropiados para hombres y mujeres”, que generan -indeseables- desigualdades sociales entre ambos sexos a partir del aprendizaje, los estereotipos, los prejuicios, la influencia de las relaciones de poder,… que definen los géneros y, por ello no se debe olvidar la natural separación de roles inherente a la biología, fundamentalmente a las características anatómico-fisiológicas, lo que hace que, salvo por analfabetos funcionales, locuciones como “discriminación” o “violencia de género” deban ser usados solo en un sentido instrumental o técnico al referirnos al género, definido desde 2014 por el diccionario de la RAEL, como “grupo al que pertenecen los seres humanos de cada sexo, entendido desde un punto de vista sociocultural en lugar de exclusivamente biológico”.

Años 80. Género

El tiempo que nos hacen perder, el daño que se nos causa y, en especial, un -poco de- común sentido de lo justo hace ya urgente un debate serio, hasta hoy imposible, sobre lo alarmantes, por violentas, que son las 46 páginas de abigarrado, represivo y belicoso texto -y lo que, a pocos, le va colgando- de la Ley Orgánica 1/2004, única que, hasta el 28 de diciembre, había aprobado ese año el melifluo, gótico peligroso Zapatero, redactada contra esa violencia que dijeron -y dicen-, ambiguos, “de género”, a cargo de omnicomprensivos “juzgados de Violencia sobre la Mujer”, brocha gorda jurídica que ya en el primer párrafo de su Exposición de Motivos dice que la “violencia de género” es, no uno de los símbolos sino, el “más brutal de la desigualdad existente en nuestra sociedad”, ofendiendo, hiriendo con su menosprecio a las otras -muchas, evidentes y dañinas- violencias que asolan al género humano, masculino y femenino, causadas por los que, en verdad, abusan del resto, siendo también incierto que, como dice el primer párrafo de la L.O. -todos- los violentos “de género”, simples abusadores, en su mayoría, consideren a las mujeres “carentes de los derechos mínimos de libertad, respeto y capacidad de decisión”, siendo -diga lo que diga el TC- en especial anticonstitucional que tal ley prive -procesal y socialmente- a la mitad de España, al “género humano masculino” de su presunción de inocencia.

Coda a la exageración/ineptitud/alarmismo.- Los Juzgados “de Violencia sobre la Mujer”, no “de Género” funcionan desde el 29 de junio de 2005, el artículo 43 de la Ley 1/2004 prevé, textual, “un Juzgado o más-para defender a la mujer del hombre- por partido judicial -431- en España, pero en 2020 “solo” había 106 juzgados de excepción -aquí, 8 partidos y 1 juzgado-, ¿exageración?, ¿ineptitud?, ¿alarmismo interesado?, ¿qué dice el cruel feminismo “progresista”? ¿le basta lo logrado hasta ahora o quiere más represión? Persigan al maltratador, hombre o mujer, y dejen en paz al resto.

Años 90. ¿Iguales?

sábado, 26 de noviembre de 2022

247 Los domingos cavilar Fútbol -ya no- es fútbol Fernando Merodio 27/11/2022

247 Los domingos cavilar

Fútbol -ya no- es fútbol

Fernando Merodio

27/11/2022

“Fútbol es fútbol y gol es gol (Vujadin Boskov en 1979)

No tengo problemas con los vietcong, ningún vietcong me ha llamado nigger, ni me ha linchado, ni ha soltado perros contra mí (…).mi conciencia no me dejará ir a matar a mis hermanos, a pobres personas hambrientas en el barro por la grande y poderosa América” (Muhammad Alí, antes Cassius Clay al objetar contra ·”lo de Vietnam”)

Estoy con ustedes, no antes que ustedes ni detrás de ustedes, pero sí firme con ustedes” (Peter Norman, atleta aussie blanco, en el podio de los 400 m. lisos de los Juegos Olímpicos de México, junto a Tommie Smith y John Carlos, atletas USA negros)

Fútbol es fútbol” es legendaria definición del serbio Vujadin Boskov, entrenador entonces del  Real Zaragoza, de algo que no creo dé mucho más de sí como juego de guerra consistente en dos grupos enfrentados, once contra once persiguiendo a patadas una bola de aire envuelto en cuero -o lo que ahora sea- con la obsesión de introducirla cada grupo en una de las dos amplias cavidades de red, enfrentadas y separadas unos 100 m., con un hueco rectangular abierto en el lado por el que se enfrentan  de 7,32 x 2,44 m. de ancho y alto, limitado por un larguero y dos postes de madera anclados al suelo, un hueco en el que, para conseguir el premio, llamado gol, hay que meter la bola de aire con cualquier parte del cuerpo excepto la mano o el brazo -que solo pueden ser usados, como hizo Maradona, sin que lo vea el juez, árbitro, referee, colegiado y ahora, además, el del VAR-, afirmando los que saben que la concisión del “fútbol es fútbol” para describir esa cosa similar -dicen- a la guerra fue fruto de dificultad con la lengua de Cervantes -infrecuente en eslovenos, croatas y serbios- en -quizás- una de las primeras ruedas de prensa de Boskov en España, atribuyendo otros tan precisa descripción del masivo juego o -también dicen- deporte a la proverbial habilidad del -entonces- yugoslavo para resumir casi sin palabras algo que los periodistas -que viven de ello- necesitan horas para explicar mal.

Por tal habilidad y su condición de estratega táctico, Luis de Carlos, sucesor de Santiago Bernabeu, muerto en 1978, contrató a Boskov en 1979 como entrenador de un Real Madrid en sequía tras haber ganado de modo consecutivo, entre 1956 y 1960 la -entonces llamada- Copa de Europa, dando color a mi gris, triste vida de niño español y cargándome, entre los 10 y los 14 años, de una autoestima que me  permitía soñar muchas noches feliz en la cama, tras haber escuchado, sin separarme de un receptor de radio con interferencias y extraños ruidos, cómo DiStéfano, argentino, Puskas, húngaro, y mi paisano Gento, de Guarnizo, quizás mercenarios en la “guerra” entre naciones del fútbol, ganaban a todos los campeones de Francia, Inglaterra, Italia, Alemania, Escocia, Hungría, Austria,…, países que yo admiraba por lo que, entre brumas de desinformación e ignorancia, intuía como su vida más libre y, sobre todo, más lógica que la mía, sometida a aquella “formación del espíritu nacional” impartida por gente del “Frente de Juventudes” (im)puesta por el “invicto caudillo” y la sebosa represión de los desertores del arado que, cubiertos con extrañas sotanas negras con -yo creía que- falsa botonadura por delante y olor rancio a vaya usted a saber qué, no siendo demasiado tonto, no dándome más opción que atender lo menos posible a lo que me decían y arreglármelas como pude para armar mi -personal- mundo.

EL ROTO 19/11/2022

Antes, quizás más inocente, percibía en el juego del fútbol un sustrato democrático y justo a partir de que, por ejemplo, jugué en el equipo del colegio con Ico Aguilar, 3 años menor que el resto y con diferencia el mejor de todos, viendo en 1971 cómo, por jugar tan bien, fichaba, junto a Santillana y Corral, por mi Real Madrid, en el que jugó 8 años, reforzando mi afecto hacia el divertido juego en que intervienen 22 jugadores al tiempo, lo que baja el listón de exigencia y me permitió divertirme durante años al participar en él plenamente de acuerdo con otra simplificadora -no simple- frase de Boskov: “el fútbol es bello porque es sencillo” y, además, “imprevisible porque todos los partidos empiezan 0 a 0”, algo que han estropeado peritos sabiondos… a golpe de talonario, junto a la ilógica, injusta masa salarial de los -cada día más- “profesionales” del juego, los ignaros periodistas que lo saben todo,…, y, lo último por ahora, lo del mundial de Qatar o la supercopa en Arabia Saudí, que hace dudar entre lo que dice Cabrera Infante que, como explicó en “Salvajes y sentimentales“ Javier Marías, madridista, estaba empecinado en que el fútbol es “detestable”, “nefasto”, “incita a la violencia porque es violento en sí mismo”, ya que “se juega con los pies y pocos movimientos hay tan feroces como el que supone dar una patada” o, por contra, Albert Camus, autor de “El extranjero”, que fue portero en Argel del Racing Universitaire y agradece que “todo lo importante que sabía acerca de la moral humana lo había aprendido en el fútbol”, que -yo pienso- es solo ratitos, convertidos en negocio de aventureros, políticos,... y ahora del capital que busca, en el peor sentido, resultados e (in)cierto prestigio a partir de, repito, un juego que, respetando o no las reglas, se gana con solo meter un gol más que el otro, salvo para los modernos de tal agio, sus asalariados y los que a su servicio charlan sin parar sobre él hasta convertirlo en objeto de masas y -estúpidos- intentan definir -imposible- qué es “buen fútbol”.

EL ROTO 25/11/2022

La falacia que rodea tal juego la (de)muesta en España que el Real Madrid de Bernabeu, monárquico, no hubiera ganado su primera Liga tras la guerra (in)civil hasta el 54, cuando el Barca, antifranquista él, ya había ganado cinco o que, mientras el club de la capital recibió seis Copas de manos del “Generalísimo”, dos en el 74 y 75, con el “caudillo” agonizando, los blaugranas, tan antifascistas, acumulaban, imagino que con asco, ocho, la última en el 71; la catadura de quienes están en tal negocio la muestra la sumisa respuesta al superultramultimillonario capitalismo totalitario, destructor del medio ambiente régimen petrolero de Qatar por parte del mundo del fútbol, en concreto de “la roja”, ¿“progresista” ella?, que ruborizaría incluso a Humphrey Bogart. John Wayne o Clint Eastwood en sus papeles más duros, siendo ejemplo, por contra, de dignidad deportiva Muhammad Alí, amigo de Malcolm X y, al contrario de Boskov, en exceso locuaz, medalla de oro en los juegos de Roma y campeón del mundo heavyweight siempre que quiso, el mejor de la historia, encarcelado un tiempo, privado 3 años y medio, por su objeción de conciencia contra “lo de Vietnam” y por su activismo político frente -en especial- al racismo nazi USA, de su título mundial y su licencia para boxear; resistió, volvió, explicó sin freno su antimilitarismo y lo que para él eran los derechos civiles a muchos millones de personas y, además, boxeando de nuevo demostró que, en efecto y pesara a quien pesara, él era el mejor.


Al tiempo que a Alí le prohibían boxear, en 1968 y México, otros dos deportistas negros, Tommie Smith que, tomó la decisión y convenció a su compañero John Carlos, “(…) aquí están nuestros años de sufrimientos y miedo; yo voy a hacerlo, tú decides lo que quieras” y, tras ser oro y bronce en los 400 m. lisos, subían al podio serios, concentrados, descalzos, con el chándal remangado mostrando sus calcetines negros, al tiempo que levantaban un puño enguantado también en negro, gesto que, cada uno a su modo, siguieron otros atletas, Evans, James, Freeman, Beamon,… y les costó -los blancos somos como somos- perder el previsible futuro cómodo de los triunfadores y tener que vivirlo junto a -con orgullo, supongo- su dignidad y el eco de la voz aussie de Norman, segundo en el podio: “Estoy firme con ustedes”.

Black power México 68

Tomás Moro publicaba en 1516 “De optima republicae doque nova insula Utopía, libellus vere aureus, nec minus salutaris quam festivus”, “De la mejor de las repúblicas y de la nueva isla de Utopía, libro áureo, no menos saludable que festivo”, conocido como “Utopía”, sobre una sociedad imaginaria, fantástica, ideal, -quizás- irrealizable pero alternativa, que puede encarnar el optimismo de concebir un mundo mejor y Pablo Milanés buscó junto a Silvio Rodríguez, en otra isla, la Utopía y compuso, entre muchas -muy- hermosas canciones “Yolanda”. Adiós cámara   da, amigo.

domingo, 20 de noviembre de 2022

246 Los domingos cavilar La PSOE del 82 Fernando Merodio 20/11/2022

246 Los domingos cavilar

La PSOE del 82

Fernando Merodio

20/11/2022

“¡El que se mueva no sale en la foto! (Alfonso Guerra, antiguo apparátchik de la PSOE)

Apparátchik.- 1. (in communist country) m. Miembro de la organización del partido comunista. 2. (in organization) m/f. Funcionario/funcionaria. Burócrata.” (Collins English Dictionary)

En 1976, en la primera asamblea a la que acudí cabíamos todos en el despacho de Jaime Blanco y teníamos el objetivo visceral del anticomunismo” y “Al PSOE nunca le ha ido bien con los comunistas (…)” (Jesús Cabezón y Rosa Inés García. El Deliro Montañés. ‘El PSOE que nació con el felipismo 13.11.20022).

Es triste y, por afectar al núcleo duro de todo lo ocurrido, no da risa sino pena y es metáfora que falsea la realidad el hecho de que El Delirio Montañés, 13.11.2022, edite la fotografía y dialogo con solo una parte, Jesús Cabezón, Ángeles Ruiz Tagle, Enrique Ambrosio, Rosa Inés García y Miguel Ángel Palacio y diga que son “históricos dirigentes” quienes solo son una suma de años sorbiendo sin virtud el mejor zumo del río de lo público, exhibición de una clase que, sin pudor y tras casi 40 años de cobarde silencio ante Franco, (re)nacía como resto resiliente de un -moribundo- PSOE, reavivado por la CIA que, junto a otras cosas horribles, acababa de asesinar a Allende en Chile y por la corrupta sociopolítica del SPD alemán, todos ellos alentados por la predecible, inmediata muerte del decrépito tirano -hecho polvo- en la cama, una clase ajena a la solitaria lucha de 40 años mantenida por las ideas de Karl Marx, -casi- solo con el apoyo, muchas veces heroico, del PCE; la realidad fue, pues, muy distinta a los gestos y palabras actuales de los renacidos fósiles del 82 que, con jolgorio, cuentan su -falsa- versión del inicio de lo que somos hoy y está en los documentos y en libros como los de Joan E. Garcés, con prólogo de Mario Benedetti, “Soberanos e intervenidos. Estrategias globales, americanos y españoles” y Alfredo Grimaldos, “La CIA en España. Espionaje, intrigas y política al servicio de Washington” o en la memoria de quienes, yo mismo, dos dedos de frente y cierta edad vivíamos entonces.

Solidez de tarugo en el 82

Lo más sabido y público, alejado de los cuentos que cuentan los cinco ancianos -de mis años- se expresa gráfico -con recelosa aprensión, casi asco- en la conocida viñeta de Ricardo y Nacho, que en un mitin de González y Guerra, puro en mano y con un gran sombrero de copa alto muestra a alguien, sin duda un capitalista que, excitado, arenga: “¡Dales caña, Arfonso”, petición dirigida -para estupor de muy pocos- a ese Arfonso que en el balcón ¡del hotel Palace! -lujo psoecialista- levantaba la mano abierta, no el puño de su compinche Felipe, era hermano del Juan que, incluso más pillo y cutre que él, en 1988 (man)tenía un chiringuito permitido en la delegación del gobierno en Sevilla, el Arfonso que también ejercía de feroz apparátchik -contra quien se moviera- en la totalitaria armazón de la en 1982 mero nasciturus y hoy afianzada mercantil PSOE, cuyo origen, con solidez de tarugo, define Jesús Cabezón, funcionario de base ascendido a eurodiputado y senador con -muy- alta pensión, al explicar cómo, ya  muerto el -hoy- denostado por ellos dictador, “la primera asamblea a que acudo, en verano del 76, se celebró en casa de Jaime Blanco y cabíamos todos en su despacho”, siendo lo que “nos unía un objetivo visceral: el anticomunismo”.

Unidos en el anticomunismo

Alardea Cabezón, propagandista torpe, de que, igual que hoy, entonces no unía a aquellos cuatro gatos el anticapitalismo ni, menos aún, el antifranquismo, sino un anticomunismo que, con tan pocos, lacios y raros militantes y tras imponer pretores en los territorios -aquí tocó Jaime Blanco, (de)formado en Sevilla por “los de la tortilla”- en la campaña de 1977, con dinero de la CIA manchado de sangre y del -muy- sucio SPD alemán, hicieron trampa al pagar, entre otras cosas, sus -muy- caros, coloridos y grandes carteles publicitarios y a la empresa que se los pegaba -no tenían militantes- tapando con ellos los, sin tanto colorín y menores, del PCE y así -casi- superar en diputados su mínimo número de híbridos militantes, llegando en 1982, con tan sucios medios, a la mayoría absoluta tras haber confinado a Rodolfo Llopis en el rincón más oscuro del “socialismo histórico”, al tiempo, antes o tras haber traicionado a Marx y procreado lo de la OTAN… de entrada no, el GAL, la guerra -más torpe que- sucia, los secuestros, la cal viva, Filesa, Malesa, Time Export, Flick… y Flock, la fundación Friedrich Ebert, Roldán y su guardia (in)civil, Mariano Rubio y el banco de España, Carmen Salanueva y el BOE,… corrupción en las instituciones, ministros imputados, encarcelados, desfalco/destrucción de las cajas de ahorro,… y aquí “lo de Laredo”, todo “mérito” de los de la ventana del Palace, precursores/posibilitadores/forjadores de la PSOE transversal del gótico de la zeta o la ceja con “arte” y el cimbreante Sánchez, cruel jefe de planta que, al tiempo que ofrece gas natural a toda Europa, ¡ay, la emergencia climática!, alardea de pactar, ahora junto a esa cosa desorejada que decía poder y alguna espurriadura náufraga de aquel PCE, lo que sea, incluso con el peor enemigo -nuestro- y, así, conseguir -él- lo que le convenga.

En noviembre de 1974, cumplido solo medio año de Revolución de los claveles en la Portugal del PCP de Álvaro Cunhal, sin partido socialista y con Mario Soares como hombre de la CIA desde 1960, a un año de que se produjera la muerte de nuestro “caudillo” Cambio16 publicaba “Que viene la CIA”, calculando la entrada de “más de 200 agentes en la península en los últimos meses”, cuando solo había pasado un mes desde que en Suresnes, al oeste del área metropolitana de Paris, sin Rodolfo Llopis, su secretario general, se reunía el que llamaron XIII congreso del PSOE, poco más que una sigla, al que Felipe, con el ridículo alias “ilegal” de “Isidoro”, Guerra, Redondo, Múgica, Castellanos,… asistían con pasaporte -y algo más- del Servicio Central de Documentación, SECED, que había creado en 1972 Carrero Blanco, muerto por ETA en 1973, un salvoconducto negociado, entre otros, por Enrique Múgica, ex-militante del PCE que, tras una detención suya coincidente con una gran -y anómala- “caída” comunista, ingresaba en la PSOE y ocupaba cargos, interviniendo por el SECED los entonces -y en “la transición”- activos Fernández Monzón, Casinello,  Faura o Manuel Ballesteros, quien manifestaba a Pilar Urbano que “a los socialistas no se les detenía, a los comunistas sí (…) orden de los mandos”, de lo que fue consecuencia dura, criminal que, en 1977, el fascismo asesinara en Atocha a 5 abogados comunistas e hiriera muy graves a otros 4, a lo que el PCE, político, respondía… con generosidad.

Ya entonces, la dirigencia de la PSOE, como hoy, pensaba en lo mercantil y se apoyaba en la deslealtad y el anticomunismo -sin duda, por mala conciencia hacia quien, al contrario que él, no se escondió cuando pintaban bastos-, lo que, con la pétrea simpleza del -solo- preocupado por trepar, Jesús Cabezón señala aquí como único “objetivo visceral”, en el momento del -inesperado, injusto- aluvión PSOE, al que solo incumbía recoger -codicioso y sin militancia seria- la fruta del árbol que -el dinero ajeno más sucio y la sanguinaria CIA- otros le movían y frenar, como fuera, la gratitud que, por su trabajo contra Franco, pudiera atraer el PCE, anticomunismo que era ilícita pulsión que, casi medio siglo después, sigue viva, como muestra la chusca alarma de que una jueza de lo contencioso-administrativo en Madrid, a solicitud de “abogados cristianos”, haya mantenido por un breve lapso tiempo cautelarmente suspendida la emisión -¡que tuvo que pedir “el partido”!- del sello del centenario del legal PCE, mientras, imagino, la PSOE reiría cual perro pulgoso la triste noticia que, por cierto, en -muy- pequeño daba El País, medio “progresista”, sin el menor comentario crítico.

Aquellos polvos trajeron estos lodos

Coda con dos -serias- preguntas de difícil respuesta.- ¿Qué dirían Hipócrates y Galeno si vieran que, de 580.000 ciudadanos totales, a 45.000 enfermos -aquí- se les ha negado consulta de Atención Primaria por una huelga de (des)organizados médicos con un salario bruto medio anual de 67.000 €? y, siendo feminista, ¿cómo explica el inseguro e ignaro -que ni sabe redactar inusuales leyes- ministerio de igualdad -para desiguales- la anomalía de que al jefe de planta Sánchez le acompañe su mujer, tan solo por serlo, en sus viajes oficiales y sea la plebe quien le pague los gastos?

¿Qué diría Hipócrates?

domingo, 13 de noviembre de 2022

245 Los domingos cavilar Resiliencia y resistencia Fernando Merodio 13/11/2022

245 Los domingos cavilar

Resiliencia y resistencia

Fernando Merodio

13/11/2022

“La sequía es una amenaza existencial, la resiliencia es una obligación (…)  Solamente seremos resilientes al cambio climático si nuestra tierra lo es (Pedro Sánchez, España y Macky Sall, Senegal, ¿o era Kenia? El País 06.11.2022))

Resiliencia. Del latín resiliens, entis, de ‘resilire’, ‘saltar hacia atrás, rebotar, replegarse. 1. f. Capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adverso.” (del Diccionario de la R.A.E.L)

No es tiempo de resilientes listos, aquí ahora nadie debería esquivar los problemas serios, ni callar y adaptarse para sobrevivir, y es una desgracia para quienes -siendo ajenos a su negocio- sufrimos a ese Sánchez que alardea de contaminar con gas, infortunio que él mismo acreditaba hace días, no sé a qué, en un criticable viaje a Kenia en avión, con CO2, aerosoles y un séquito de ¡68  personas! ‘gratis et amore’, 11 previas, 33 “coleguis”, 12 de los medios y 11, menos del 15%, al parecer, de empresas, pese a tantos asesores y ayudas de cámara, cual turista acelerado que visita varios países, tuvo que ser corregido dos veces por un indulgente y, pienso, asombrado presidente de la vieja colonia al confundir su Kenia con Senegal, ¡en qué estaría pensando!, propósito que pude intuir cuando, siempre en domingo, 16.11.2022, neoliberal-“progresista”, El País, llenaba una página con un desaseado artículo que firmaban -¿quién se lo escribió y para qué?- el “líder” -así se dice él mismo- y Macki Sall, presidente de Senegal, ¿esta vez sí era el país de Dakar?, en el que sustituía la “resistencia” del “Manual” que le redactó Irene Lozano tras caer en la PSOE desde UPyD, por la “resiliencia” que -tan bien- le identifica y que, contra lo que parece creer, no es mérito o esfuerzo sino solo “capacidad de adaptarse” que le permite decir casi al tiempo una cosa y la contraria, pactar con cualquiera, sonreír mientras agrede a adversarios, incluso a propios,…; representa ese “progreso” que, con acer(t)ada crítica, tan bien analiza y proscribe el filósofo italiano Giorgio Agamben.

"Los líderes (El País 06/11/2022)"

Es, pues, peligroso para nuestro -muy- negro futuro que el jefe de planta Sánchez, estirado resiliente, tras colegir que Núñez Feijóo es pompa de nada, y aceptado como presidente en España por la codicia ignorante y egoísta del 1%, ese capital que decide lo que conviene, de nuevo evidencie que su (in)capacidad para adaptarse a lo adverso es mera hojarasca y no le preocupa otra cosa que lo que él precisa para adaptarse al statu quo como -solo- resiliente, palabro de nuevo cuño que gusta usar y modo de ser que le llevó al subalterno, intermedio y, para él, excesivo cargo a que se aferra de timonel del errático navío que hoy es la mercantil PSOE en la suicida carrera por medrar que, tras aniquilar(se) aquel PCE, hoy define al “progresismo”, antes izquierda, carrera en la que, a su lado, se mueve un extraño -novísimo- bulto con raro gusto por el vértigo en ropa y peinado, que dicen Yolanda y, como el detonado Núñez Feijóo, viene de la sociopolíticamente poco sugestiva Galicia, su nacionalismo de emigrantes pobres y los horrísonos ecos franquistas que, el más hábil de ellos, prolongó Fraga.

Distinta de la resiliencia que propone Sánchez, opuesta a ella, es la resistencia, el resistir que, ya en la biblia como seria referencia, no es tolerar, sufrir y acabar adaptándose al que exige, sino confrontar, hacer frente a lo que causa daño, algo que, recurrente, me lleva a los inolvidables paseos que, en las visitas al París de nuestro hijo mayor, dimos Rosa y yo por el rincón del homenaje antifascista que, con amor y belleza, en el distrito XX, orgulloso exhibe el cementerio Père Lachaise, apodo del confesor de Luis XIV -¿qué harían nuestros reinventores de la “memoria histórica” si fuera aquí?-, en el que, junto a los versos de Marcelle Dudach-Roset, “seguiré siendo testigo de vida / que protegerá de la barbarie / a todos los niños del mundo”, a los que, al excitar lo peor del clima, hemos privado de un futuro razonable, hay tumbas de héroes y textos a los brigadistas franceses y, en especial para mí, el monumento “A la memoria de los españoles muertos por la Libertad, 1939-45”, que, tras luchar contra el fascismo, lo hicieron por sus ideas y, no resilientes, listos y -tan- vivos como Sánchez, para, al contrario de él, sacrificarse, no adaptarse a la nueva barbarie con la sumisión que exigían su amenazante crueldad de su traumática fuerza y, en su lucha contra lo siniestro que el nazismo pretendía imponer y sus futuras consecuencias, resistieron.

"A la memoria de todos los españoles muertos por la libertad. 1939-1945 Père Lachaise"

Vuelvo al escrito de quien -varias veces en él- se dice “líder” y, ofendido, le replico que no es, ni mucho menos, tal, sino una ficción jurídica, imagen etérea creada por quienes, engatusados, hayan votado a la empresa-partido que delegó en él, le designó -vaya a saber quién- agente de segundo o tercer grado, por lo que, lejos de ser un “líder” y, habiendo sido, además, elegido con un sistema ad hoc para -solo- algunos intereses, mi consciente juicio me impide -incluso- votar; de nuevo regreso al escrito con que, evidente, adula a alguien de esa Senegal que, días atrás, había confundido con Kenia y, en plena ¡¡27!! COP, cara e inútil Cumbre del Clima de la -aún más- cara e inútil ONU habla de una “Alianza Internacional para la Resiliencia a la Sequía” -¿a imagen de la de “las Civilizaciones” del peligro gótico de la Z y Erdogan?- que -dice- “movilizará líderes de todos los ámbitos”, líderes -otra vez- que harán “de la resiliencia -de soportar- la sequía una prioridad” ayudada por “la innovación, la transferencia de tecnología (…) y la movilización de recursos”, para lo que, ¡uf!, anuncia -en vano- el “compromiso” del “sector privado!”, cerrando su efervescencia de líder de la PSOE afirmando que “solo seremos resilientes al cambio climático si nuestra tierra lo es”, mientras el resto de líderes de la difunta C.E. -a lo suyo- anuncian que acelerarán el beneficio -pastel capitalista privado- de las renovables, a costa de (des)proteger, aún más, el -comatoso- medio ambiente

 "Indudable responsabilidad del hombre en el caos climático (El libro del clima)"

La enorme (in)seguridad psíquica que transmite ante el caos climático el resiliente líder que -frívolo y egoísta- se exhibe con Kenia y/o Senegal, me aproxima a las “bárbaras” formas de activistas resistentes, con “capacidad de resistir o resistirse” al agónico caos del clima que, como, ejemplares lo hicieron organizados en especial los grupos marxistas que mereciendo textos y monumentos en el Père Lachaise, empiezan a resistir -sin adaptarse- pues, lo denuncia el Libro del clima, “hasta ahora hemos fracasado” al permitir “que la avaricia y el egoísmo (la posibilidad de que unos pocos ganen sumas de dinero enormes) entorpezcan el camino hacia el bienestar común” y, conscientes -sin duda- de “vivir en el momento más decisivo de la historia de la humanidad”, se sienten obligados a no ser resilientes -el final de la adaptación que practica Sánchez sería el caos- sino resistentes frente a la poderosa codicia, el avaro egoísmo que, lector de Marx desde joven, sé que, ciertamente, encarnan los capitalistas, el capitalismo como dañino sistema que debemos derribar.

En la lucha resistente -recién- iniciada contra el caos climático, grupos -entre los que domina el género femenino- ya cuestionan la prioridad de los pactos “culturales” implícitos entre el mundo macrosocial, económico, político, del consumo, mediático,… y el microsocial del individuo, pequeños grupos, escuelas,… y comienzan a verse grietas que sugieren la urgente necesidad de resistir y, para ello, ¿cambiar el mundo?, ¿otra educación?, ¿conocernos mejor?,… para lo que luchan, llaman la atención -y me entristece que parezca no entenderlos El Roto- lanzando líquidos, pegando sus manos a los marco, pintando sus quejas en la pared,… sin dañar, por ahora, lo que aquellos pactos dicen “obras de arte”, planteando, creo entender, la urgencia de hacer algo para que tan “culturales” pactos no impidan la supervivencia de la especie.

"EL ROTO (lo siento) 09/11/2022"

Coda para caóticos, ignaros médicos resilientes listos.- Según un exconsejero de aquí, el salario medio bruto anual de un médico de atención primaria es 67.000 € y, dice el INE, el de un trabajador en general algo más de 23.000, lo que hace irritante que, tras la publicitada, útil hasta hace poco pandemia que los aplaudía y con lo que está cayendo aquí fuera, sea quien sea -quizás ellos- culpable del denunciado caos, se pongan, ¡contra nosotros, los indefensos, y no contra los otros, el poder!, en huelga.

EL ROTO 11/11/2022

domingo, 6 de noviembre de 2022

244 Los domingos cavilar There is not time/No hay tiempo Fernando Merodio 06/11/2022

244 Los domingos cavilar

There is not time/No hay tiempo

Fernando Merodio

06/11/2022

No hay tiempo / (…) / No es momento para tragar la ira / (…) / No es momento para la frivolidad, / porque se está haciendo tarde / No es momento para vendettas privadas / No es momento de no saber quién eres / Conocerse a uno mismo es peligroso / No es momento de advertencias / No es momento de limpiar la placa / No hay que lamentarse de lo sucedido / cuando el pasado se convirtió en destino” (Lou Reed)

 “(…) tierras hoy inservibles mañana pueden convertirse en útiles (…)  De ahí la tendencia del capital a extender su territorio  (…) temiendo quedarse rezagado en la fiera lucha por las últimas tierras no repartidas o por conseguir un nuevo reparto (…),por apoderarse de la mayor extensión posible de toda clase de tierras, estén donde estén y sirviéndose de cualquier medio (V.I.Ulianov, Lenin. Imperialismo, la fase superior del capitalismo, abril 1917)

Tempus fugit. Tengo dos hijos al borde del medio siglo que -por fortuna para ellos- no piensan igual que yo, a los que siento próximos y empujo una vida intensa que me ha dejado algún amigo, habiéndose concertado estos días unos y otros para acordarse de mí, enviándome el primer vástago una cariñosa nota y, encabezada por una foto de Greta Thunberg, la grabación, en inglés, de “There is not time”, “No hay tiempo”, de Lou Reed, 1989, del álbum New York, mientras, casi al tiempo, el pasado jueves recibía del segundo, con -discretas- disculpas por usar la odiosa Amazon, of course calentito, el enciclopédico “The climate book”, “El libro del clima” de la misma Greta, que enlaza  opiniones de Thomas Piketty, Johan Rockström, Michael Mann, Naomi Klein, Margaret Atwood,…, coincidiendo ambos con un amigo carmuniegu nacido castellano viejo -hoy le dicen cántabro- y, por azar de la peculiar lógica con que se amojonan pastos y ganado, cabuérnigo, de vetusta edad pareja a la mía, con la -poca- escuela a que de niños iban los hijos de labriego, luego curtido en digno trabajo como medio de vida para él y su familia que le ha generado la seriedad culta de los tozudos enemigos de falsedad, injusticia, desigualdad,… que le hace aturdirme con una singular -más que lógica- defensa, no de la identidad, economía, lengua,… propias, sino del territorio.

Quizás pueda parecer excesivo lo que ya hace 33 años, en 1989 cantaba Lou Reed, “There is not time”, “No hay tiempo”, pero hoy es evidente –y, lo siento, me parece- que está bastante agotado un ciclo en este planeta, el de la raza humana que durante siglos han desoído las sabias razones, de en especial, Karl Marx, sobre el error que era -y es- someterse al codicioso capricho del capital, a los crueles capitalistas del 1% apoyados en corruptos políticos, ignaros legisladores abúlicos, jueces venales o en exceso ineptos, medios de (in)comunicación, escasa cultura, excesiva policía, sombrío ejército,…, aparatos represores del capital contra ciudadanos -o lo que seamos- que culebrean en el lodo limitados por tan eficaces aparatos que, útiles igual para liberales que “progresistas”, usan contra nosotros apoyados, como único argumento, en -vana, taumatúrgica- una única palabra, “democracia”, abusando de que, abúlicos cobardes, nos limitamos a votar(los) cuando ellos dicen, por lo que, sin ser científico pero tampoco muy estúpido, tengo claro que -incluso los que lo denuncian- todos nos engañan -¿nos engañamos?- al no ser lo desapacibles que se debe al explicar clara y honestamente que nuestra egoísta desidia ha excitado, hoy ya irreversibles, cambios estructurales que aniquilarán a gran parte -al menos- de los 8.000 millones de, hoy, pobladores del planeta Tierra y los ecosistemas, dificultando, en el caso menos malo, la supervivencia, si quedara alguien, del resto.

FLAVITA BANANA 01/11/2022

No hay tiempo, y pese a ello nos distraen, porque les conviene, con irrelevancias, aquí ahora, cualitativo, gráfico símbolo de lo que Hannah Arendt, precisa, definió como insufrible banalidad del mal es la anacrónica “familia” Botín queriendo cegar .aún- más, entre lisonjas, tras la tropelía que fue construir el arco, la luz de la calle del Martillo, a la que quieren privar -tras haberla trocado en M. Sanz de Sautuola- de sus vistas a la bahía por similar antojo al de las dos inconcebibles oblongas cajas -defectuosas y aún hoy sin concluir- que liberales, “progresistas”, revillistas y T.S., aprobaron, con grosera ilegalidad, arrumbadas en el centro de nuestro mejor muelle ciudadano, siendo actual capricho del dinero convertir en vano almacén de -su idea del- arte la sede en que antaño centralizaba su avaricia el banco que, al darse nombre, mancilló perenne el de la ciudad; así pues, hasta que terminen de hundir el Titanic global, ocupan, ocupan,… ocuparán sin saciarse, lo explicó Lenin, cualquier territorio, siendo similar pero de distinto cariz la cateta pretensión política de implantar, a imagen de “lo de Moneo” que fue excusa para demoler la antigua Diputación, memoria histórica, edificio republicano simbólico en Santander, un pomposo MUPAC, museo urbano que desprecia a pueblos señeros de la prehistoria, nuevo mamotreto ciudadano desproporcionado e inane que, incluso acabado el tiempo, aún debiera exigir una larga y pública cavilación.

"Lo que 'los del botín' quieren llevarse".

Más grave incluso, nuestro régimen socio/político/económico/mediático, lo dicen democracia, nos ha tenido más de dos años con la boca tapada, sin poder reunirnos y, pese a que -sin duda- sabe agotado el tiempo, sigue ocupando -o dejando ocupar- hectáreas y más hectáreas del territorio en destructiva tarea de construir carreteras para el dañino auto individual, galerías y canteras que sirven a la urbe y destruyen lo rural, trenes de alta velocidad que desprecian los pueblos, polígonos -Las Excavadas o La Pasiega- que donan al capital el territorio que, roturado con sudor humano, nos alimenta o, lo más actual, grandes polígonos industriales eólicos o fotovoltaicos que, acumulando turbinas gigantes o paneles, enormes superficies colmatadas de ellos, líneas de alta tensión, subestaciones, pistas, hormigón, acero, plásticos, fibras, metales raros, … se publicitan como modelo de sostenibilidad y -solo- son odioso 1% obcecado en el egoísta afán de la generación energética para adueñarse del poder económico, político, social,,…, tal como, preciso, lo describe -sin querer- el editorial de El Delirio Montañés, -siempre en- domingo, 18.09.2022, mezcla de falso optimismo y augurios de derrota, al describir como “Retraso en energía eólica” sus afirmaciones de que, 1) “si nada se tuerce en la recta final (…) en breve Iberdrola comenzará a instalar 25 generadores eléctricos movidos por el viento”, optimismo rebajado al matizar que “la historia de la energía eólica en Cantabria es una secuencia de frustraciones”, o que 2) “la ampliación de la central de Aguayo (…) lleva años atascada y nunca termina de resolverse”, o que 3) “tampoco se optó (…) por otras ¡energías fósiles!”, tan sostenibles como gas natural o fracking, calificando como 4) “noticia positiva que se vayan levantando las últimas barreras administrativas al mencionado parque”, todo ello trufado del trampantojo/holograma/avatar de una inversión millonaria y unos empleos… que todos sabemos falsos, gran noticia que el propio Delirio aguaba al titular el 28.09.2022 que “la Plataforma para la Defensa del Sur solicita a la Audiencia Nacional paralizar el parque de El Escudo” y vincularlo al sobresalto de que “ayer -el 27.09.2022- estaba prevista la reunión de la Crotu, pero en el orden del día no estaba el futuro parque y no se trató, a pesar de que todo apuntaba que así sería”, pretensión anunciada a bombo y platillo por el medio y la Plataforma calificaba, rotunda, de “ilegal y delictiva”. Y, a partir de tal frenesí, hasta hoy, todo es ominoso, culpable silencio.

A mi amigo carmuniegu, sabedor de que no hay tiempo, le preocupe el territorio de todos, esencial para, mientras nos lo permita el -escaso- sentido común, sobrevivir a la catástrofe que avanza, un territorio que, con datos históricos, sabe que nos ha sido -y sigue siendo- arrebatado, no solo por el rapaz capital, por nuestros propios vecinos y, de las decenas de folios que me pasa manuscritos con mayúsculas, entresaco frases que, pues le conozco, sé que son metáfora de la similitud gráfica que ve entre las amenazantes aspas de los molinos y la yuca: “Cantabrum indoctum yuca ferrenostra. Desde Octavio César Augusto, el 28 a.C. (…), en los últimos 2.000 años se han venido reduciendo los límites del territorio de los municipios, (…) por los clérigos en 1833 (…) por el atropello continuo de su territorio, cumbres, ríos, acuíferos, caminos comunales, ahora, los molinos,…” y, con Lou Reed, me ratifico en que ya no hay tiempo.

EL ROTO 02/09/2022

domingo, 30 de octubre de 2022

243 Los domingos cavilar ¿Cómo parar a alguien sin escrúpulos? Fernando Merodio 30/10/2022

243 Los domingos cavilar

¿Cómo parar a alguien sin escrúpulos?

Fernando Merodio

30/10/2022

Si no te levantas y luchas, todo lo bello va a desaparecer” (En Seattle contra WTO/OMC.1999)

“Creo que hoy el mayor peligro son los que dicen ‘Sí, el cambio climático es real, pero no podemos actuar ahora, vamos a esperar y no ser tan negativos’, los retardatarios -en inglés ‘climate delayers’- del clima” (Greta Thunberg. El País. 23.10.2022)

A partir del 29 noviembre 1999 y durante cinco días hubo ira y convulsiones cuando la policía (ab)usó (de) su monopolio -dicen que- legal de la violencia y agitó otras violencias en Seattle, próspera ciudad del Estado de Washington, costa noroeste de USA, machacando a decenas de miles de -en su gran mayoría- pacíficos miembros del movimiento antiglobalización, marxistas, anarquistas, profesionales cualificados, activistas ambientales, sindicalistas, gente corriente,… que, sin directrices de ninguna organización política expresaban su frontal oposición a la siniestra falacia que era -y también hoy es- la WTO, World Trade Organization, en castellano OMC, Organización Mundial del Comercio y su -globalmente- dañina Tercera Ronda del Milenio, sabiendo que -antes- otros se habían opuesto con razones contra el no menos siniestro y falaz FMI, Fondo Monetario Internacional, o el armamentismo nuclear, o la injusta guerra de Vietnam, o…, haciendo que una miembro del, siempre cauto, a veces incluso sistémico equipo de apoyo jurídico a los activistas detenidos mostrara desaliento, un encubierto deseo de, quizás, dejar la pelea, con una pregunta al tiempo incisiva y muestra de error, inmadurez, cobardía,…: “¿Cómo parar a alguien sin escrúpulos?”, pues nadie con uso de razón y algo informado ignora que el capital, enemigo de la humanidad, sus sicarios y seguidores nunca han tenido escrúpulos.

A finales del pasado siglo los trabajadores USA comenzaban a sufrir graves efectos del NAFTA, North América Free Trade, en vigor desde 1994, Tratado de Libre Comercio para América del Norte firmado por USA, Canadá y México, y cuyo primer objetivo era facilitar una insana circulación de mercancías, -que decían- libre comercio, reduciendo ciertos impuestos, creando un peso mexicano vinculado al dólar, única moneda para sus transacciones y, más nocivo, deslocalizando el trabajo, anulando el control gubernamental en ciertos ámbitos de la economía, movilizando inversiones especulativas, con la lógica consecuencia de facilitar la explotación del obrero en las zonas más pobres y generar, con ello, más paro en el resto del territorio, algo ahora exacerbado hasta extremos inhumanos en todo el mundo, con explotación incluso de niños para generar ilógicas, antinaturales plusvalías/fortunas en base al brutal abuso, entre otras, la familiar que tanto nos enorgullece de Industria de Disdeño Textil, S.A., Inditex, crecida con la nociva deslocalización laboral y un daño medioambiental sin freno, facilitado por la novedad que, a diferencia de la UE, introdujo el NAFTA, el hábito de no crear organismos ni leyes comunes y consolidar un dominio neocolonial.

EL ROTO 11/01/2022

Los activistas en Seattle se oponían, además de a las tropelías laborales y ambientales del capital local, también al -nuevo- colonialismo de la WTO/OMC, que pretendía consolidar -e incrementar- las diferencias entre países -y seres humanos- ricos y pobres con la falaz demagogia de que el capitalismo que hoy nos precipita en la catástrofe climática, es, por otra parte, benéfico contra la enfermedad, el hambre, la muerte joven en el mundo, siendo la realidad que el caos generado en Seattle, en especial por la abusiva brutalidad policial que imponían los afligidos, aterrados políticos al servicio de la WTO/OMC, fue crucial en la consolidación de un serio movimiento alternativo contra la muy dañina y -en casi todos sus aspectos- destructiva globalización, movimiento hoy hibernado, con el que tenemos la razonable, humana, solidaria, urgente obligación de reaccionar con -al menos- tanta fuerza como la que arbitrariamente se usa en contra nuestra.

Recuerdo una vez más la certera y -siempre- actual frase con que, en 1851, Karl Marx abría el opúsculo “18 de brumario de Luis Bonaparte” afirmando que “la historia ocurre dos veces, la primera como una gran tragedia y la segunda como una miserable farsa” y pongo en relación la radicalmente contestada Tercera Ronda del Milenio, en Seattle, de la WTO/0MC con el ridículo Global Youth Leadership Forum -en la lengua del ‘imperio’- que, falaz medio, El Delirio Montañés calificaba a toda página como “Una cumbre de futuros líderes mundiales” e ilustraba con la grotesca fotografía de ¡tres mexicanos y una alemana treintañeros y un congoleño de 44 años!, como muestra del  futuro liderazgo, usando como coso para torear, fútiles (in)eficaces, entre otras fatuidades, “los principales retos de la sociedad tras la pandemia” y el eje central de una -manipulada- “sostenibilidad”, el Palacio de la Magdalena, cobista regalo de los ciudadanos de Santander a un rey poco ejemplar que, tras usarlo un rato, se lo vendió a la ciudad donante que, llena de sumisión, ahora quiere que su idea de arte, cultura,… la fije la “familia” Botín desde la historia que es el (ab)uso -hoy vaciado- de la sede del banco convertida en depósito de algunos cuadros -¿incluirán el que intentó robar Jaime?- y los dos containers que un marciano abandonó en el -donado- mejor lugar del Muelle al que, desde hace más de 3 años y sin -casi- usar, se le desprende, ¡buena metáfora del ridículo fracaso!, el alabado recubrimiento de la fachada.

Si afirmamos que la “batalla de Seattle” fue una gran tragedia, nadie negará que lo de los Global Youth Leaderships, marginal boutade del capital, es una mísera farsa, bendicida por el heredero de quien vendió el coso/palacio -que antes le habían donado- a la dócil ciudad de Santander y hoy -impuesto- es profesional discreto en el cutre circo de la política, protegido, pese a no ser esto Seattle, por más de cien costosos y muy armados policías, con el chusco añadido de que, durante un rato en que no estaba insultando en TV a su emérito padre, se le adosó, populachero y mínimo, Revilla, babieca que le llega al codo, cutre regional populista de la cosa que, para su beneficio, llamó Cantabria, al tiempo que quienes -en interés del capital- nos “protegieron” de la covid19 con el sabido resultado, reconocen, entre otros nocivos efectos de “su protección” -con miles de espantados que aún se tapan boca y nariz y tragan sus miasmas- más depresiones y -en su límite- suicidios, sobre todo jóvenes, para al final, como con sus otros atrabiliarios utensilios: “ley mordaza”, sectario uso del -que dicen- género, “perniziosos nazionalismos”, (des)memoria histórica,…, los indoctos transversales que decían poder han sido meros represores que imponen con saña para medrar y, tras causar depresiones, vanos, quieren solucionarlo dejando que el deprimido haga lo que le plazca y castigando rabiosos a quienes nos opongamos.

EL ROTO 10/01/2022

Sabido por todos, salvo egoístas y descerebrados, que la emergencia del clima exige aplicar bisturí a los desmanes del capital, oídos y leídos sus alardes en nocivos medios sobre cómo los causantes de la irreversible situación, petroleras, gasistas, bancos,…, carroñeros siempre, Iberdrola -que, contra el calentamiento y para ahorrar, propone apagar los pilotitos de los caros artilugios insertados con fórceps en la vida idiota-, Repsol, Santander, BBVA,,..., usan pandemia, inflación, guerra,…, causas -que dicen- de la desigual pobreza y camino hacia el abismo para multiplicar, injustas, sus insultantes ganancias, tiran migajas a sus minoritarios y se asientan como parte del 1% que -insufrible- ya urge eliminar y leído que -siempre ridículo y falaz- El Delirio Montañés troca una chanza en “cumbre de futuros líderes mundiales” y, con lenguaje pervertido, los dice preocupados por la “sostenibilidad”, fui a ver -por fuera- “lo de la Magdalena” y, rechazado por numerosos, (in)útiles polizías, oteé a lo lejos al largo,  elegante y educado monarca actual, saliendo del ofensivo palacio seguido por el mínimo, incierto bulto vacilante, sinuoso, sumiso que es el “antimonárquico” Revilla, carnaza populista de tv, panfletos y radios basura y, conociendo lo que nos están intentando hacer mediante la -para ellos- jugosa y -para el resto- vandálica generación eólica con dañinos molinos, líneas, pistas, subestaciones gigantes,…, tras no ver una sola pancarta ni oír un grito airado, me senté en el suelo, sorbí rabia y pensé en qué cambiar si, de verdad, queremos aquí ahora parar a quienes no tienen escrúpulos.