domingo, 14 de julio de 2019

60 Los domingos, cavilar Eólico Revilla Fernando Merodio 14/07/2019


60 Los domingos, cavilar 

Eólico Revilla 

Fernando Merodio 

14/07/2019 

“De ciudadanos pasamos a ser individuos”, pese a lo cual, "hay personas que saben que no pueden dominar la vida, pero sí pueden dominar su miedo" (Theodor Kallifatides. "Otra vida por vivir").

Se escribe para uno mismo, por narcisista estética, para reflexionar con intención de mejora, para afianzar aquello de lo que se duda, para incidir en el que piensa diferente... como parte mínima del colectivo de los llamados intelectuales, que "han encontrado algo en lo que pensar, además de en las mujeres" (Edgar Wallace), que saben que se trata de "dejar de hablar y pasar a la acción" (Mary McCarthy), explicando ideas o hechos, planteando debates, fomentando la reflexión crítica sobre el entorno para cambiarlo, mejorarlo, concepto que nació en el último decenio del siglo XIX en torno a J'Acuse...!, carta de Zola al presidente de la república francesa, primera página del periódico L'Aurore que desató un feroz enfrentamiento entre el militarismo de la derecha y el izquierdismo de comunistas, socialistas y anarquistas sobre la injusta persecución, juicio y condena a cadena perpetua que, tras ignorar las pruebas que le favorecían, se impuso a Alfred Dreyfus, judío falsamente acusado de alta traición por espionaje a favor de Alemania, no rehabilitado hasta 1906, cuatro años después de que Zola, amenazado a causa de su carta, falleciera en 1902 oscuramente asfixiado; J'Accuse!, fundamental en la vida y obra de Zola, que afirmó no haber visto jamás a las personas a quienes, en defensa de Dreyfus, acusaba, ni sentir por ellas rencor ni odio y veía su carta como "un medio revolucionario de activar la explosión de la verdad y de la justicia", marcó un antes y un después en la historia de Europa. 

Aquí ahora las grandes batallas se dan en torno al abuso del 1%, sobre los derechos del resto, siendo fundamental la reciente en torno a la destrucción del planeta por su calentamiento global y la manipulación que en torno a ello y a las energías llamadas renovables, en especial eólica y solar, con cínico apoyo de políticos, subvencionados y medios de comunicación, tratan de perpetrar los causantes del desastre. 

En Grecia, la mitología humanizaba mediante leyendas la acción de la naturaleza y, así, el aire o viento, que representaba el estado gaseoso, era, con la tierra, el fuego, el agua y el éter o quintaesencia, uno de los cinco elementos básicos, y los anemoi, dioses del viento, con sus diferentes denominaciones según el punto cardinal desde el que soplasen, tenían forma de caballos retenidos en los establos de su señor, Eolo, al que el dios del Olimpo, Zeus, había otorgado el poder de pacificarlos o agitarlos, poder que le permitía ayudar a sus amigos como Ulises, al que, en su regreso a Itaca, facilitó vientos favorables en el poema épico Odisea, atribuido, como Iliada, a Homero. 

Aquí, Revilla -Revilluca se dice él en los medios-, con atrevido desparpajo ignaro, aspira a dominar, omnipotente, el decisivo principio que es el viento para, con él, como hizo Eolo con su amigo Ulises/Odiseo, quizás favorecer a quienes quiera y, en un vergonzoso mercadeo persa, negro o como cada cual quiera considerarlo, tras las elecciones, nos obliga a asistir al cambalache de puestos y la arbitraria asignación de competencias en las maleables y acomodaticias consejerías regionales, en el que, en su afán de controlar la asignación de los beneficios del viento a quien convenga y, sin duda, para rodearse de currículos aun más sospechosos y fracasados que el suyo, ha atornillado en las importantes consejería y dirección general de Industria a Francisco Martín y Raúl Pelayo (PRC) y abducido el garantista, esencial Medio Ambiente -que hasta ahora ha tratado de imponer ley en el "caos" eólico desde la consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social, de Rosa Eva Díaz Tezanos- para que lo maneje Guillermo Blanco (PRC), "mano derecha" del presidente colocado en la híbrida consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente; asistimos a la -inexplicada/inexplicable- creación del núcleo duro de algo regionalista que no anuncia nada bueno y frente a lo que habrá que protegerse. 

A partir de ahora será -aún más- responsable el PRC y, en especial, el omnipotente nuevo Eolo de Cantabria, Revilluca, del (des)control que se pretende otorgar de todos los beneficios del "elemento gaseoso", el viento, al capital más (des)controlado, que, de ilegalidad en ilegalidad y desde hace muchos años, intenta arrasar en especial la parte comunal de nuestro pequeño territorio, el mismo capital frente al que nos pide solidaridad -que, de corazón y mente, le damos- la comunidad indígena zapoteca de Unión Hidalgo, en el estado de Oaxaca, México, amenazada por la implantación, entre otros muchos, del devastador parque industrial eólico "Piedra Larga", que impulsa una filial local de la española Renovalia Energy y amenaza, hostiga, difama, agrede físicamente,... a los miembros de esas comunidades indígenas, obligando al Defensor de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca a reconocer el elevado nivel de riesgo y otorgar medidas cautelares comunitarias a Unión Hidalgo desde el año 2013.

No contaban las inicuas corporaciones del abuso eléctrico del capital con tener que enfrentarse a conscientes sabedores -desconocedores acaso de la teoría- de lo que decía Jean Paul Sartre: "O mueres por algo, o mueres por nada", viéndose obligadas a exhibir una gráfica y dolorosa muestra de cómo piensan frenar con -las que dicen- energías renovables la destrucción del planeta, por ellas mismas desencadenada. 

El nivel de una cultura no puede juzgarse, como escribe Theodor Kallifatides, poeta y novelista griego de 81 años emigrado a Suecia hace cincuenta, en "Otra vida por vivir", sólo "por las libertades que se toma, también se juzga por las que no se toma; hay cosas que no se prohíben, pero eso no significa que se permitan", explicando que quienes limitan esas libertades "tienen sus periódicos y sus emisoras y sus sofás frente al televisor", miembros de corrientes hasta hace poco subterráneas, emergidas a la superficie, "anticomunismo fanático, odio por la socialdemocracia, antiguos nazis, (...) nuevos ricos que ven en su riqueza la prueba de su superioridad", la cobarde y dañina pequeña burguesía servil del chalet individual/adosado, atemorizada,..., todos ellos encantados con la llamada globalización y el "progreso" que, en esencia, no eran otra cosa "que el capital internacional podía hacer lo que quisiera y donde quisiera" y han devenido en "una nueva teoría cósmica con muchos y muy hábiles defensores"

Las gigantescas corporaciones de Unión Hidalgo y el ultra-liberalismo anti-igualitario afanados en destruir el istmo de Tehuantepec actúan aquí ahora, las mismas con los mismo fines y -con el solo matiz de que, parece, de momento no matan- igual método; como en México, "amenazan, hostigan, difaman, agreden,..." a quien no se calla, para lo que usan sus periódicos, radios, sofás frente al televisor,... difundiendo el irracional anti-marxismo que propician los -que aquí se dicen- socialdemócratas, el ecologismo y sindicalismo burocráticos y subvencionados,..., lo que ha hecho que, como narra Kallifatides, de ciudadanos nos estamos despeñando a débiles y cobardes individuos. 

Resumen, que desarrollaré, de lo que aquí está pasando, el "poder capitalista verde" de la familia de Florentino Pérez, aliado con Viarsa Enerxia, "armador pirata" gallego detenido por pesca ilegal y delito fiscal, quiere imponer 24 aerogeneradores gigantes en el obsceno parque industrial "Morosos", antes "Castillo", en una zona poblada, con importantes valores sociales, culturales, turísticos, naturales,... del sur de Cantabria, parque al que, otra vez, el ilegal trío siempre perdedor Revilluca/Martín/Pelayo da paso sin someterlo al conocimiento y debate de los interesados/afectados incurriendo, quizás, en ilícitos penales. 

Coda.- Los mismos periodistas(¿)/medios que condenan al silencio a los indígenas de Tehuantepec -y a todos nosotros- publicitan de modo dañinamente aséptico, sin valorarlo, el inmoral recurso en el que piden dinero público adjudicatarias -en alguna de las ellas participa el Instituto de Hidráulica- del ilegal/corrupto concurso eólico.

sábado, 6 de julio de 2019

59. Los domingos, cavilar Una oferta irrechazable Fernando Merodio 07/07/2019

59. Los domingos, cavilar
Una oferta irrechazable
Fernando Merodio
07/07/2019
 ““Periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques. Todo lo demás son relaciones públicas (George Orwell).
"(...) lo que nos está pasando jamás lo imaginé. Todo se desmorona, Nos sentimos en estado de shock. Sencillamente, nos sobrepasa" (Joan Báez).
Un aciago pálpito, las breves imágenes de la pequeña parte de una larga reunión que da más de sí y desasosiega por lo que se ve y lo que sugiere, previa a navidad de 2010 ó 2011, en la que cofrades de la fundación familiar Botín se reúnen con Renzo Piano, un "artista", en su estudio de Génova con el ufano gesto petulante de quienes solo dudan en nimios detalles, para ser informados, entre risas, sobre el proyecto -aún no planteado a la ciudad- de un túmulo y, en el trámite, ante alguna leve duda sobre la respuesta política a la forma en que fraguaban presentar, con ardides de pillo, lo que "el artista" madurase, un miembro de la etnia expresó estupor con el hosco mohín de quien se siente ofendido: "No veo por qué van a decir que no"; entiende irrechazable la oferta de ocupación privada -por ellos- de la mejor zona del muelle ciudadano de Santander para una iniciativa tan agresiva, humillante y privada como no requerida.


Tales hechos y lo que vivimos exige que cada cual, sin esconderse por comodidad o miedo, se moje, lo valore a tenor de su tolerancia y sensibilidad... para luego actuar. Lo explica Joan Bàez, son tiempos muy ásperos en los que cuesta, no prende, la lírica, de ignaros cobardes que, maleables y dúctiles, se adaptan todo, tiempos en que el dinero organizado en cuadrillas, el capital, abusa del disperso individuo, campa por sus respetos, actúa a su placer; tiempos en los que, como refrendan las imágenes, Trump es perfecto -no único- paradigma y, aún peor, alarmante síntoma.

Más que mil palabras, las imágenes de The Godfather, "el film" sobre la mafia, en su escena inicial, la boda de Connie/Talia Shire, hija del padrino, destilan en metáfora el modo mafioso: Michel/Al Pacino, futuro cruel padrino, explica a Kay/Diane Keaton, novia y luego angustiada esposa, cómo Don Corleone/Marlon Brando, forzó a Jack Woltz, magnate del cine, a relanzar la carrera de Johnny Fontane, alter ego de Sinatra, usando a su consiglieri/abogado, Tom Hagen/Robert Duval que, tras fallar en su modo académico, depositó la ensangrentada cabeza cortada de un carísimo caballo en la cama del indócil, un método que, aunque parezca mentira, era más fino que el que habitualmente usaba el gorila Luca Brasi, al proponer una " irrechazable oferta " que, sin otra opción, era aceptada por quienes se habían negado a lo que el Don quería.

Mafia es palabra derivada de la árabe mahya que, llegada a Italia en la ocupación de Sicilia a fines del siglo X/principios del XI, definía a individuos pretenciosos y abusivos, siendo hoy, para unos, la pura y dura organización criminal, mientras para otros identifica a las muy diversas redes oscuras que operan para usurpar beneficios con actividades ilícitas en política, paraísos fiscales, medios de comunicación, narcotráfico, arte, electricidad, petróleo,...; los mafiosos aparecen, pues, en el imaginario colectivo tanto con la forma de lo que fue -y es- organización criminal que incluso no duda en matar como, aplicando leves matices, con la de los sólidos y delictuosos grupos "de presión" que, apoyados por lobbystas -más o menos legales- pagados, trapichean con intereses socio-económicos -casi siempre- fuera de la ley.

Las distintas mafias -en el sentido que cada cual quiera dar al concepto- controlan los medios, hacen que solo se informe de lo que les conviene, falsean lo real, lo que es útil e importante logro de su enorme poder y, por ello, obligan a quien, de verdad, quieran frenar lo que, dolidos y exactos, Joan Bàez y otros denuncian, deberán arriesgar, difundir información real ajena a la de sus corruptos -y falsarios- medios, explicar, hacer público aquello que las mafias del poder prefieren oculto, una actividad cuyos riesgos muestra "Truth" -"Verdad"-, film político de los USA, sobre los avatares de la información que osaron difundir Mary Mapes y Dan Rather, de la poderosa CBS News, sobre el oscuro y vergonzoso trato de favor recibido por George W. Bush  a su paso por el ejército y cómo Mapes y Rather fueron laminados, a pesar de lo cual, y con menos poder que la CBS, -pienso que- merece la pena intentarlo.

Lo del túmulo/pirámide del muelle Alvareda es cuestión mayor, no solo de estética opinable o influencia cultural detestable, es más, mucho más, ha quebrado el Estado de Derecho y humillado a la ciudad dormida, es botín, soberbia metáfora didáctica, Robert L. Stevenson, bucaneros, islas, mares, tesoros,..., que pone en el centro el obsesivo dinero, psicoanálisis, coprofagia, sexualidad mal resuelta que hace aferrarse a lo que, coercitivo y mórbido, incluso lo inmaterial, se ambiciona propio, compulsión que los años mutan en desordenado deseo de lo material, inseguridad, cobardía, botín que se intenta atesorar en forma de sucios papelajos o lisonjeros halagos agresiva, ofensa sin pudor a los que se ganan la vida con el limpio sudor de su fuerza de trabajo, que obliga a atender el aviso de George Steiner, agitador intelectual, "si no encontramos otro ideal, el dinero acabará con todo".

Pasó el tiempo y en la mejor parcela pública de nuestra ciudad, un poder temido como absoluto plantó lo que quiso con su apellido grabado a sangre y fuego, gritó quien manda y decidió, peor, difundir "su hórrida cultura", tal como, profético, el 31 de julio de 2010, ignoro si antes o después de la reunión de Génova, El Delirio Montañés de M.A. Castañeda, en un publirreportaje de seis páginas alardeara saber, sin lugar a dudas, que “Botín construirá un centro cultural (...)” y, seguro, “ocupará (...) la zona delimitada por la línea roja”, que entonces era aparcamiento del muelle de ferrys, usurpación, apropiación del dominio público marítimo en que la ley prohibía edificar, quiebra del perfil urbano e historia, humillación de la dignidad ciudadana,... y, peor aún, burla a bombo y platillo del contrato social, el Estado de Derecho.
Desde la reunión de Génova -cuya fecha ignoro- y lo de ese abyecto periódico de 31 de julio de 2010, escarnio de un medio sumiso al servicio de un poder fáctico ajeno a la ley, 1) se modificaron ilegalmente los usos del dominio público del Muelle Albareda, 2) se regaló tal espacio y su uso, mediante una concesión, cuyo pliego de condiciones "pactado" se anunció en el estudio de Piano, en evidente, ilícito y flagrante pacto previo del dinero y tres Administraciones y 3) se implantó un mamotreto ilógico, todo ello ilegal al servicio del dinero de un apellido; lo explica, genial siempre, El Roto, una mesa, dos figuras, una desde la sombra da un papel a la otra y le ordena: “Páseme a legal este atropello”; la imborrable vergüenza aún impregna los -ilícitos- expedientes.
Vuelvo a las imágenes, grabadas por ellos con calidad para ser hechas públicas, quién sabe qué fin y, pese a ser poco dado a temer algo que no sea el miedo, me aterran, es poder insano, quiebra del procedimiento que garantiza la igualdad, del contrato social, del estado de Derecho, del respeto mutuo,... Sin proyecto, tendrían seguridad cuando les "den la concesión del terreno", para la que -¿antes?- deberían "acordar el pliego de condiciones", los técnicos de la administración, "lo irían viendo", evitarían a la prensa -¿incluso a "El Delirio"?-, la seguridad estaría en la palabra de Revilla, Iñigo, "la Vice", Christian,... y presentarían los papeles con tal seguridad,...; me indigno de nuevo con el hosco mohín de quien, ofendido, dice, "no veo por qué van a decir que no" a lo que, irrechazable y desde su poder, ofrecen quienes dicen lo que dicen tras llevar de España millones durante decenios a paraísos fiscales, ocultar acciones, traficar con arte, construir, "de ese modo", su sede en Majadahonda,...

Me esfuerzo en soportar la vista de cómo convive cada cual con ello y siempre me alineo con quienes saben lo que sabe Elena Poniatowska, novelista mexicana muy grande y valiente: “El poder financiero manda (...) en el mundo. Los que lo resisten montados en Rocinante y seguidos por Sancho Panza son cada vez menos. Me enorgullece caminar al lado de los ilusos, los destartalados, los candorosos.

domingo, 30 de junio de 2019

58 Los domingos, cavilar Justicia, indulto y diálogo Fernando Merodio 30-06-2019

58 Los domingos, cavilar
Justicia, indulto y diálogo
Fernando Merodio
30-06-2019

"Deseo una sentencia que no comprometa el diálogo (...) en una breve conversación, Oriol Junqueras me dijo que que había que dialogar, (...) el ejecutivo debería estudiar los indultos a los presos independentistas si los piden" (J. L. Rodríguez Zapatero. PSOE).
El miedo prepara para aceptarlo todo”. (Giorgio Agamben).

Un grave avatar, el más doloroso, sufrido, ¡mi más sincero abrazo, amigo!, por quien posibilita la -para mí- inabordable tarea técnica de poner al alcance de unos cuantos estas cavilaciones me obliga a cambiar el orden planificado para redactar aquello sobre lo que cavilo, dejar para el próximo domingo lo de la reveladora historia del tiempo previo a que con una más que evidente -aceptada por casi todos y elevada a normal por algunos tribunales- corrupción política y unos estilos con tintes mafiosos se facilitara la implantación en el mejor solar común urbano de un túmulo con apariencia de doble container industrial con patas, que nada tiene que ver con mi teoría y práctica de la cultura y sustituirla, concluido ya el juicio del procés y a la espera solo del fallo, por una reflexión sobre la levedad del contrato social y la quiebra del estado de Derecho que envuelven "lo catalán"... y otras cosas de actualidad.
En 1995 Giorgio Agamben defendía en "Homo sacer" que, a partir de las grandes ideas en especial jurídicas, argamasa social, vivimos en lo que él llama "estado de excepción", con las leyes suspendidas, cada día más, hasta el extremo de poderse valorar el campo de concentración, esencia de  suspensión/anulación/incumplimiento de la norma jurídica, como paradigma de la sociedad actual.
Unos pocos ejemplos en la vida actual: se suspenden, con gran costo económico y sin razón jurídica que lo justifique, los efectos de la resolución de un expediente firme y consentido por todos -solo- porque unas escolleras -que los técnicos insisten en considerar solución a un problema- no coinciden con los remilgados gustos de una rancia burguesía santanderina, el miedo interesado hace que una norma prive de presunción de inocencia a los hombres, la mitad de la población, y los tribunales se excedan al aplicarla, norma y aplicación que, sin duda, dañan muy gravemente, entre otras, las gratificantes, imprescindibles relaciones sexuales y la historia citará como un negro período de inseguridad jurídica, de indiscriminado y asimétrico uso de la ley del Talión contra, incluso, quien no ha hecho nada, neofascismo que promueve injusta represión discriminatoria frente al que es urgente razonar con fuerza, se anuncia en los medios que quienes, con sus tropelías, han causado el destructivo calentamiento global son quienes van a arreglarlo, se crece al mentirnos Revilla, y el fracaso de todas sus más importantes iniciativas, TAV, fibroyeso, PROT, Racing, Comillas, Diputación, caos eólico,..., sus reiterado olvido de las promesas, el derribo de viviendas ilegales,... hace risible -¿o terrorífica?- la desfachatez con que alardea de que ahora -¿antes quién, sr. presidente?- tiene la sartén por el mango, se sabe que lo de todos los independentismos es egoísmo, abuso, negación del estado de Derecho, descaro en el incumplimiento del contrato social, burla del resto,... y se añaden ahora dos insolventes sin fuste, Pablo Iglesias empeñado en acaldar ingresos para pagar la hipoteca de su chalet en la sierra y Rodríguez Zapatero, el que nos despeñó en la crisis, que regresa pidiendo "una sentencia que no comprometa el diálogo" ¿Hay alguien capaz de encontrar un adarme de seriedad en todo ello?
Vuelvo al Agamben que explica sus ideas con paradigmas y recalca que, hace veinte años, el campo de concentración, el lager, le pareció prototipo perfecto para identificar el espacio sin ley, en que todo era posible, pero advierte que ahora "los espacios de excepción se han multiplicado hasta coincidir con el espacio mismo de la ciudad", señalando como ejemplo que "pocos saben que las leyes de seguridad en vigor en Francia son dos veces más restrictivas que las de la Italia fascista", generando una población que, sometida a la amenaza y el  miedo, lo acepta todo de modo que políticos -corruptos- y capital -corruptor- lo aprovechan en su privado interés.
A quienes, no como los que, sin conocerlo, aquí ahora hablan de memoria histórica, sufrieron -y se enfrentaron a- la represión franquista les cuesta, sin duda, comentar de aquella España, en que la injusticia y la represión estaban en el tuétano del régimen, en la vida misma, y les molesta, temen frivolizar, compararla con la actual, en la que gente como Coterillo no sufriría, en efecto, diez años de cárcel -sólo- por defender sus lícitas y heroicas ideas pero, desde las antípodas de Vox, ven que hay jóvenes, muchos jóvenes, detenidos, esposados, expulsados de sus casas, separados de sus hijos, obligados a pagar pensiones,... por la insana aplicación de una insegura ley represiva, como ven también que aquí ahora los sindicatos, las relaciones laborales, el control de las empresas -ajeno a la real fuerza del trabajo- son débiles burocracias que propician la desigualdad, ven también cómo se nos cachea -si se considera preciso- para acceder a la casa de todos, el ayuntamiento, o a cualquier oficina pública, ven lo que cuesta acceder a un expediente y, aún más, obtener copias, y ven cómo las grandes corporaciones que han destrozado el mundo, impunes, se aprestan a seguir haciéndolo,... Ven -y son conscientes de- que suceden mil cosas que, de cara al futuro de ser humano y planeta, son quizás mucho más peligrosas y dañinas que lo de Franco y por ello, un ejemplo, les parece buena la idea de Agamben de plantearse arrinconar nociones como propiedad, que siempre estuvieron en el epicentro de la política, y "pensar otra política fundada solamente en el uso", concebido como relación con un mundo "inapropiable" por los individuos, del que pudieran ser ejemplos el paisaje, la lengua, el cuerpo,... "objetos de uso común, pero nunca de una verdadera apropiación"; o sea, justo lo contrario a lo que, desleales siempre egoístas, pretenden aquellos con los que Rodríguez Zapatero, estrafalario, incluso obsceno ex-presidente del gobierno de todos, sin explicar qué, por y para qué, pretende que negociemos.
Hoy vivimos la falaz y cómoda sobrevaloración del consenso y el diálogo para tratar de alcanzarlo, olvidando que la política es, al menos, tanto consenso como conflicto y que el mérito de quienes se preocupan por ella reside en el acierto al determinar cuál de esas actitudes corresponde a cada circunstancia y momento, siendo el conflicto preciso tanto para identificar a las bases con los dirigentes o llevar al otro a defenderse como para proteger principios éticos, sociales o políticos que, de verdad, merezcan defensa, mientras que diálogo y consenso se utilizan para aplazar problemas, buscar su solución sin males mayores o abusar de una superioridad en la negociación que obligaría al contrario a aceptar cualquier propuesta; no siempre es mejor la postura dialogante, que puede ser mera apariencia de falsa bondad, comodidad, cobardía, simple traición,... a quienes se representa, mientras que la que defiende el conflicto puede ser cierta, honesta y valiente.

Como final, el indulto que, ad cautelam para una condena aún no impuesta, propone el extravagante promotor de una "alianza de civilizaciones" con el poco civilizado Erdogan, constituye una excepcional medida de gracia fundada en razones de justicia, equidad o conveniencia pública debidamente razonadas, que no extingue el delito ni condona la responsabilidad civil, sino que simplemente, sin cancelar antecedentes penales, elimina, total o parcial, la pena impuesta por sentencia firme a los reos de cualquier clase de delito, estando prevista su concesión solo en aquellos supuestos en que la aplicación de tal legal pena, atendiendo a las condiciones del reo y siempre en aras a la finalidad última de su reinserción, no sea del todo proporcionada o acertada, lo que en nuestro caso concreto, aquí ahora y en referencia a los gravísimos hechos y a la actitud actual de los que han sido juzgados no es el caso, como no lo fue en el que Felipe González, concedió en su último consejo de ministros al corrupto Juan Ramón López Revuelta y no -¿por qué?- a los concejales que, junto a él, fueron condenados.

domingo, 23 de junio de 2019

57 Los domingos, cavilar Pequeños burgueses y políticos Fernando Merodio 23-06-2019

57 Los domingos, cavilar
Pequeños burgueses y políticos
Fernando Merodio
23-06-2019

“Creo que el progreso es real en la ciencia y en la tecnología. En la ética y en la política, sin embargo, pienso que el progreso en el sentido de un avance acumulativo, paso a paso y fase tras fase, es en el fondo un mito o una ilusión”. (John Gray. “Tecnología, progreso y el impacto humano sobre la tierra").

"Soy positivo (...) del lado de los optimistas (...) convencido de que la lucha contra el cambio climático se va a ganar gracias a las directrices globales y al progreso tecnológico" (José Luis Rodríguez Zapatero. Militante del PSOE. Ex presidente de España).

Objetivamente, si admitimos la existencia de tal concepto. aquí no hemos tenido mucha fortuna -o suerte- con el legado de influencia que, de haber dispuesto de ella, podría haber emanado de nuestros presidentes; Suárez y Calvo Sotelo nos dejaron raudos, asolados por el Alzheimer y la muerte, González y Aznar, acreditaron su pancismo al trocarnos por Slim y Murdoch, el 1% del capital, Rajoy volvió, inexpresivo, a lo suyo ahora en yate, y Zapatero mantiene vivo el enigma de si es tan cándido -o simple- como parece o, porque le conviene, lo finge.

La última simpleza de este último, el que quería promover la "alianza de las civilizaciones" con el -más que sospechoso- turco Tayyip Erdogan, el único presidente que aun parece querer mantenerse cercano a nosotros y, a su modo, a nuestro favor, la ha vertido en el caro almacén de la nada gratuita para veraneantes que es la UIMP y consiste en que, como en medio de la crisis que a él lo expulsó y devastó al resto del común de los mortales, se mantiene "positivo" y, por ende, "convencido" de que "la lucha contra el cambio climático se va a ganar gracias a las directivas globales y al progreso tecnológico"; gansada insignificante y sin ninguna base intelectual o técnica que solo lleva a pensar que nos toma por majaderos o, no sé si aun peor, quiere acrecentar la apariencia de que es él quien lo es.

John Gray, no un peligroso izquierdista, hace más de tres lustros que por activa, pasiva o perifrástica explica la incapacidad global que existe para resistir -lo que él llama- "exceso de realidad", evidente en la urgente obligación de aceptar el "cambio climático" y adoptar las radicales medidas que para hacerle frente son precisas; incapacidad, cobardía o egoísmo para huir de la incomodidad que supone desarrollar un pensamiento realista, por lo que derrotarlas es "reto sin precedentes" para todos.

Supongo que "el de la ceja" estará alineado, no con el "progreso desarrollista" sin freno que difunde M.A. Castañeda, ni con la idea de que el -inexistente- crecimiento ilimitado tecnológico y económico solucionará el gravísimo problema, sino con las tesis de los autodenominados "verdes", ecologistas subvencionados subjetivamente por los estados, o sea por el capital que asola el planeta y ahora ve "su" solución en la falacia para niños, el oximoron de un "crecimiento sostenible de las energías renovables", pues tal imposible crecimiento sostenible energético del que se apropian Iberdrola, Endesa, Viesgo, Naturgy,... y demás acreditados generadores de desigualdad y destructores del planeta, aquí acaudillados por Green Capital Power, entorno de Florentino Pérez, no es en general -ni en especial en la forma agresivamente masiva en que se quieren implantar- tan eficiente e inocuo como publicitan intentando engañarnos... y mantener abierto su chiringuito/negocio, con el impagable apoyo, en esa y otras cuestiones, de la pequeña -y dañina- burguesía en lo más próximo; lo explica, certero, El Roto.


Dos ejemplos. A la línea 220 kV Astillero-Cacicedo -y el atropello que oculta, más líneas, ampliación de la subestación de Cacicedo, nueva subestación en el puerto de Santander,...- la hace frente a su manera, intentando trapicheos con capital y políticos, la burguesía propietaria de nuevas edificaciones, en especial adosadas que, por su, digamos, credulidad ha sido burlada tanto por el mediáticamente compungido Revilla, muñidor corrupto con Martín y Red Eléctrica de la ilegal línea, como por los munícipes de Camargo, con una alcaldesa cuyo mayor mérito es, al parecer, ser -me dicen- "carretillera" psoecialista y El Astillero, donde su actual regidor saltó -con red- del PP a Ciudadanos, haciendo campaña enfrentándose a la línea; ahora los tres dicen, ocultos tras falsas excusas, que ya que la -culpable- administración no puede -quiere- hacer nada y no hay ya elecciones, sean ellos los que inventen algo y lo hagan; la misma historia de siempre, la política se une al 1%, como González y Aznar, pues nos saben cándidos -o lelos- como Zapatero.

En Santander, la cosa es menos dañina, no afecta directamente a clima y salud, pero tiene acaso más médula, liberales transversales, nuevos como Podemos, Ciudadanos inicia su andadura municipal con dos cacicadas, una, la que desprecia la legalidad de un expediente firme tramitado con publicidad y participado por los que ahora se oponen y pretenden, con dinero de todos, desguazar lo que no gusta a una fina burguesía asentada, tópica y característica, la del Tenis, la misma que hormigonó con daño ecológico las rocas de la ensenada del Camello y, otra, al tiempo atacan lo público y exigen, urgente, eliminar la molestia al vehículo privado que es el -acaso mejorable- carril-bus para el transporte público; no proponen estudiarlo o cambiarlo, ¡molesta a los pequeños burgueses! y, como las escolleras, hay que quitarlo ¡ya!.

En 1846, Karl Marx explicaba que "en una sociedad avanzada, el pequeño burgués, (...), se hace socialista de una parte y economista de la otra, (...), se siente deslumbrado por el lujo de la gran burguesía y a la vez siente simpatía por los sufrimientos del pueblo. Es al tiempo burgués y pueblo. (...) Ese pequeño burgués diviniza la contradicción, pues da forma al fondo de su ser. Es la contradicción social en acción y debe justificar teóricamente lo que practica, (...)"; la práctica señala muy bien cómo, además, en algunos casos el pequeñoburgués trata de ocultar tan ruin contradicción tras el delirio de un imposible izquierdismo, dañino para el genuino.

Que nadie se engañe, es un grupo social marginal que ocupa un espacio ruin entre el antes llamado proletariado y la burguesía real, genera mínimos excedentes, vive intoxicado por el oropel del capital y quiere formar parte de la burguesía pero son, en realidad, desclasados que la sirven.

Releo entre el caos de mis libros y notas cómo los pequeños burgueses fueron traba muy pesada para la izquierda real -ahora inexistente- que en los años 60 y 70, sin beneficio y con riesgo, luchaba contra Franco para traer esto, ¡vaya un éxito!, y veo que, sin contar con ellos, habrá que seguir intentando hacer lo posible para evitar que se consolide el ilegal atropello de una cancerígena línea de altísima tensión que atraviesa zonas pobladas en la que, sin culpa, vivirán gentes que aún no han nacido y, al tiempo, defender lo público frente a los ridículos, ilegales y pequeños caprichos burgueses del carril-bus y las escolleras.

Sin duda, a pesar de los pesares y lo dura que es el soledad, merece la pena seguir luchando para mejorar esto, para abrir los ojos al peor ciego, el que por egoísmo no quiere ver, intentar engrosar las pequeñas bolsas de resistentes que, juvenil a sus casi 90 años, patrocinaba, marxista, John Berger, merece la pena intentar que, como la técnica y la tecnología, en nuestro entorno más próximo, ética y política progresen acumulativas, paso a paso y fase tras fase, para que técnica y tecnología nos sirvan; se trata de que, seamos los que seamos pues siempre fuimos muy pocos, revelemos a los pequeños y grandes burgueses, a los políticos y los subvencionados, volvamos a la austeridad armónica con la naturaleza, legislemos justos y respetemos las leyes.

Coda final.- La cosa se pone mal, muy mal y habrá que explicar con riesgo y detalle en próximas cavilaciones aspectos de cómo se plantó en el muelle Alvareda ese objeto tan raro, inseguro y poco útil, tan simbólico, ese container arrojado por marcianos, con que nos humilla, a mi al menos, la poco ejemplarizante familia Botín.

domingo, 16 de junio de 2019

56 Los domingos, cavilar Extinción y pillos ineptos Fernando Merodio 16-06-2019

56 Los domingos, cavilar
Extinción y pillos ineptos
Fernando Merodio
16-06-2019
“La crisis de la extinción solo se puede mitigar reorientando nuestra mente para que aborde la realidad. El pensamiento realista está, sin embargo, prácticamente extinguido”. (John Gray. “Cambio climático y extinción del pensamiento").
"(...) donde no es necesario introducir ninguna mejora porque todo es perfecto". (Richard Powers. "El clamor de los bosques")
A mi edad, por lo vivido, me obligo a escribir, hablar, incluso gritar sobre lo que, movidos por la intrínseca maldad del capital y en desenfrenada huida hacia adelante, nadie quiere mentar, la necesidad de poner fin a la -perversa- idea  laica de que, pues dios no creó el mundo, el hombre podrá adaptarlo a sus caprichos.
Dice John Gray, catedrático emérito de Pensamiento Europeo en la London School of Economics, que "el cambio climático -eufemismo que yo preferiría cambiar por destrucción planetaria o, al menos, por calentamiento global- es un hecho tangible", tanto que hasta los más reaccionarios de los políticos -Trump, of course, ni en la actual degradación es político- comienzan a reconocer que "se ha hecho urgente alguna clase de acción más radical que cualquiera de las emprendidas hasta el momento", hay que poner fin a la superstición universal de que "el pensamiento mágico -que descansa en la creencia en la omnipotencia de la voluntad humana- es obligatorio" y, especialmente, hay que utilizar como nueva base para partir de donde estamos, más abajo de cero, el irreversible deterioro planetario que genera la industrialización sin freno basada en combustibles fósiles -que dóciles analfabetos funcionales como M.A. Castañeda llaman, en sus pagados voceos, "el progreso"- para volver a lo que Enrico Berlinguer, viejo secretario general de aquel potente PCI, llamó "austeridad" o, más radical, James Lovelock identifica como una urgente "retirada sostenible"; sencillo y fácil de entender, es lo mismo que Greta Thunberg, la niña sueca que, poco a poco, callarán, llama "cambiar el sistema", ineludible.
Leo hoy, sábado, la reseña de dos libros a cuya lectura me pongo esta tarde, "El clamor de los bosques", de Richard Powers, científico avanzado que hace cuatro años se retiró a una cabaña en los Apalaches, donde vive en soledad con una idea central, que "hay una forma de vida más rica, diversa, longeva y eficaz que la humana y o nos sumamos a ella, o estamos abocados a la extinción", sin actitud religiosa o militante, ni de abandono de los avances tecnológicos propone "encontrar la manera de usarla de modo que esté en sintonía con la tierra, no en guerra contra ella" y "Capitalismo y democracia 1756-1848. Cómo empezó este engaño", del maestro de historiadores Josep Fontana que, marxista, avisa de que "los hombres hacen su propia historia, pero no lo hacen a su libre albedrío, bajo circunstancias elegidas por ellos mismos, sino bajo aquellas circunstancias con que se encuentra directamente, que existen y han sido legadas por el pasado".
Todo ello nos conduce a lo actual, a la siniestra -con pretensión edulcorante- presencia de los esfuerzos de quienes nos han traído hasta aquí, el capital acumulado robando la plusvalía de la fuerza del trabajo de todos volcado ahora casi todo en las multinacionales eléctricas y su publicidad intercambiable de crueles fotografías de aerogeneradores cuatreros que pretenden embellecer en el espejo de límpidas aguas, bajo un sugestivo arco iris o páginas y páginas de anuncios administrativos de abigarrada y minúscula letra amenazándonos con miles de hectáreas de insostenibles parque industriales fotovoltaicos con los que pretenden lucrarse los mismos consorcios depredadores que hasta ahora lo hacían, apoyados por políticos tan corruptos como los actuales, con las energías más contaminantes de CO2 y otros venenos, lo que nos exige parar, debatir con seriedad e iniciar una "retirada -de verdad- sostenible".
Aquí, en lo de ahora, tenemos que hacer frente a eso, tan grave, que una cuadrilla (des)organizada de descerebrados egoístas llama el "procés" y el final de una tortura de juicio que, sentencie lo que sentencie, no va a cambiar nada y no precisa diálogo ni concesiones, sino dureza -"dura lex sed lex"- que les imponga inexorable, sobre todo cuando se propongan cambiar lo que les convenga, cumplir el contrato social que libremente firmaron; El Roto, como siempre, lo explica claro -"cada pieza reafirmaba su independencia, pero el vuelo proseguía"- en la pasada viñeta del día 13.

Al tiempo de ello, sufrimos al nacido para jefe de planta de gran superficie que, aquí ahora a base de cabezonería sin más, ha devenido a presidente del gobierno de España, pero tendrá que apoyarse en lo peor del populismo transversal que decía que podía y se ha amorrado al abrevadero con ánimo de vivir a costa nuestra, los egoístas nocivos dichos, otro grupo de ellos, aún más peligroso, que se mostró incluso capaz de, por su solo egoísmo descerebrado, matar y, junto a ellos todas las excrecencias sin ideología -ni ideas- que se alimentan de abscesos, pillos ineptos a los que, como a los otros, habrá que apartar para evitar la -¿inevitable?- extinción de todos.
Nuestra excrecencia cercana nutrida por el fascismo que llevaba adherido Franco, luego prohijada por PP y, peor aún, por PSOE y cebada por la demagogia y la peor televisión, es sólo espectáculo y escenifica con fotógrafos la realidad de que aquí ahora la política es chalaneo de mercanchifles que troca un solo voto al jefe de planta/presidente en pago de la deuda de un hospital que alguien, supongo, habrá firmado hace años, colaborar -o sea nada- en el futuro centro logístico (?) de La Pasiega y, lo más dañino y vergonzoso, la pretensión de dejar sin ferrocarril a los pueblos entre Madrid y Santander por la velocidad de esa horterada que llaman AVE los nuevos ricos/muertos de hambre que nos quieren seguir llevando a la extinción; alguien debiera explicar qué hacía allí, salvo que sea lo que cualquiera con dos dedos de frente intuye, Martín, acumulador de años de fracasos, en medio ambiente e industria, "lobbysta" de facto de las multinacionales eléctricas en la tropelía eólica, ahora prevista, si se permite, como más inmediato y nutricio pastel político/económico.
En Santander, que un partido como Ciudadanos, degradado en toda España al aluvión más egoísta, aquí con dos malos y descontrolados concejales, pueda marcar el ritmo de la ciudad, es la mayor evidencia de a qué ha llegado eso que los que se postulan para ser elegidos, llaman "democracia", "política" o "elecciones", no siendo otra cosa que corrupción, inoculada en las mentes del resto, algo que El Roto, sabio y poco dado a excesos, retrata en su viñeta del pasado día 14 con un texto demoledor: "(...) y por extraño que parezca, había hombres que votaban a sus parásitos (...) (pseudoLinneo)" y, en medio del chirrido de todo ello, hay una cosa que chirría aún más que el resto, que la humillada y uncida alcaldesa -que implantó las escolleras molestas para los señoritos que destrozaron la ensenada del Camello- tenga, no que analizar su legalidad, sino que exigir su inmediata retirada y comprometerse a no recurrir ninguna actuación tendente a ello; siendo indigna tal degradación de lo público y, simplemente para defender la ley y la dignidad de los santanderinos, habrá que pedir vista del expediente y analizarlo.


Lo de la extinción, nadie se engañe, va en serio, es de las pocas cosas que, seguro, vamos a conseguir, en especial dirigidos por la caterva de pillos ineptos que nos mangonean haciendo que el tinglado se corrompa y desmorone, Pepe Álvarez anuncia que UGT no hará más formación, ¡nos ha...!, el Tribunal de Cuentas advierte de la quiebra de la Seguridad Social, nos engañan con el reciclaje y la recogida de plásticos, la 5G del móvil, esos artefactos que tanto gustan a nuestros alevines de parados y/o delincuentes, es más dañina para el calentamiento global que el tráfico, los micrófonos espía, el hablaescribe, la telepantalla o la neolengua, el lenguaje pervertido con que en 1984 nos advertía Orwell son ya un hecho,... y, sabiendo que, como dice Alessandro Baricco, "lo nuevo provoca pereza y miedo, es comprensible", creo que la necesidad de ir hacia eso nuevo exige ya diligencia y coraje. 

viernes, 14 de junio de 2019

Deconstruir el procés (34) Errores y política Fernando Merodio ALERTA 14-06-2019

Deconstruir el procés (34)
Errores y política
Fernando Merodio
ALERTA 14-06-2019
Sea cual sea la sentencia, empieza lo bueno; los independentistas lo avisan al final del juicio al admitir que, a lo sumo, hubo algún error mínimo -provocado por el resto- en el llamado procés que, por el momento, acabó el 1-O y sobre el que, con la narcisista certeza de haber sido juzgados por ser quienes son -al parecer, en España no tenemos otra cosa que hacer-, se asilan en su "ideología", "meros instrumentos del clamor del pueblo", precursores de algo insólito y, por ende necesario, "imparable", gestores de un desafiante día, el 1-O, "que va durar años",..., para dedudir que los hechos expresan "un fracaso colectivo", no de ellos, y que, tras la mística absolución que exigen de esos errores, será único final justo y lógico "devolver la cuestión al terreno de la buena política, al terreno de la negociación y el diálogo"... que tan bien les iba hasta el 1-O; fue su cuchufleta final, que alguno llamó alegato político.
Tal es la pretensión egoísta de los desleales -y cobardes- alzados contra el resto que, hoscos, a lo sumo admiten un irrelevante mínimo error en su actos y, para compensar, exigen que para que aflojen la soga con que pretenden ahogarnos, olvidemos su soberbia sin arrepentimiento -advierten que si tuvieran otra oportunidad, lo harían de nuevo- de esa minoritaria parte de la Arcadia feliz, dialoguemos con ellos, negociemos, obviemos la constitución, el contrato social que firmaron... y les demos, ¡ya!, lo que exigen; no se confunda nadie, eso y no menos es lo que nos exigen.
Desde el más mínimo adarme de raciocinio y con planteamientos -no muy rígidos- marxistas, del viejo, barbudo y tan actualizable Karl Marx, aferrado desde el sentido común a que, como entona el respetado himno, "el género humano es la Internacional"  y lo que, a partir de ello, sea dividir es perjudicial, letal para el débil, digan lo que digan el cura llorón Oriol Junqueras, la insufrible Ada Colau o el transversal ahora aferrado a "la casta", S.E. Pablo Iglesias, ¡qué ofensa para el tipógrafo!, consienta lo que sin duda consentirá por seguir en la presidencia Pedro Sánchez y sabiendo que Pablo Casado, Albert Ribera, Santiago Abascal o trapisondistas como M.A. Revilla,... serán mera filfa partidista para el resto de nosotros, no podemos permanecer inocentes.

Debemos recuperar la política y, en forma de urgente llamamiento, acudo, de nuevo, textual para no perder nada, al filósofo francés Alain Badiou que en su libro "La Ética. Ensayo sobre la consciencia del mal" avisa que "el totalitarismo "democrático", no hace otra cosa que instalarse cada vez más. Ahora más que nunca es necesario que los espíritus libres se levanten en contra de este pensamiento servil, contra el moralismo miserable en nombre del cual se nos quiere forzar a aceptar el tren del mundo y su injusticia absoluta", válido aquí para esto como en todo el mundo en la lucha contra el imparable atropello del calentamiento global.

miércoles, 12 de junio de 2019

Deconstruir el procés (33) Defensa mediática Fernando Merodio ALERTA 12-06-2019

Deconstruir el procés (33)
Defensa mediática
Fernando Merodio
ALERTA 12-06-2019
Llegado el momento procesal de que las defensas valoren lo visto y oído en el juicio sobre el gravísimo daño causado a toda la sociedad española y lo pongan en relación con la Ley del mejor modo para los intereses de sus defendidos, el lunes abría el fuego Xavier Vidal-Folch, acreditado y espurio defensor mediático de los alzados, punta de lanza en su cotidiana explicación de que lo sucedido en Cataluña en el procés no fue nada, abusando de la privilegiada cobertura que, sin que nadie, en especial lectores y oyentes, diga nada, le dan, "progresistas", El País y la SER.
Titula su informe de defensa, más de media página con seleccionada fotografía muy favorecida del estadista Junqueras, "Del golpe y la rebelión" y, con osadía de creerse único en saberlo y apoyo en lo mal que lo hizo Rajoy, manipula/tergiversa a Malaparte, Kelsen,... para explicar algo tan sabido como que "no hay en el Código Penal un delito de golpe de estado", pero sin desmentir -ni poner en duda- que el procés, utilizó en efecto la técnica política de tal golpe en la forma en que lo explican Kelsen y Malaparte: -intento de- "modificación o reemplazo" de la constitución, perjudicando de modo objetivo al resto, algo de lo que, inexplicable, se habló muy poco en el juicio.
El columnista/jurista, que debiera opinar política y socialmente sobre hechos en vez de malversar páginas y minutos del derecho a la expresión e información de todos, sobando a su favor pareceres leguleyos, se vuelca en explicar -su versión de- la norma española de la rebelión, en la que él exige: alzamiento, que éste sea público, que intente cambiar la constitución o buscar la independencia, que sin duda aquí concurren, y que, además, haya violencia, elemento a cuya posible falta, aunque no lo diga de modo expreso, es el único al que, frente a la existencia de rebelión, se agarra.
Pese a -o, quizás, por- ello, Vidal-Folch no es claro, es parcial, más incluso que las defensas jurídicas, cita jurisprudencia de los años 80 y 90 del pasado siglo para analizar un delito tipificado en una modificación que entró en vigor en 1996 e, incluso, oculta que el artículo 473.2 de tal modificación degrada la violencia a simple agravante del tipo base de la rebelión, si "se han esgrimido armas, o hubiera habido combate (...), hubiera causado estragos (...) ejercido violencias graves contra las personas (...)", tipo base para el que, sensu contrario, no exige el Código violencia grave.
Dado el alcance socio-político de lo hecho y el daño causado a individuos, nación y estado español, siendo obvio el uso de la técnica del golpe para variar la constitución, es lógico que, tras escuchar a las otras defensas, el tribunal sentencie que la violencia habida, poca, mucha, intelectual, moral, social, física,..., cubre las exigencias del tipo base de la rebelión; otra cosa me parece, además de ilegal, un insulto a la inteligencia.